Los grandes almacenes ‘infiltran’ a detectives entre sus empleados para acabar con la oleada creciente de robos de productos: las pérdidas se cifran en 60.000 euros al mes

Los grandes grupos de la distribución en España están recurriendo a detectives privados ‘infiltrados’ entre los propios trabajadores para cortar de raíz el aumento de robos y hurtos en sus compañías. Se trata de sustracciones registradas incluso en los propios almacenes.

Según ha sabido El Confidencial Digital en fuentes del sector, el aumento de los casos de hurtos dentro de las empresas ha llevado, sobre todo a los grandes de la distribución en España, a contratar a especialistas en investigación privadapara acabar con el elevado nivel de pérdidas económicas que les genera la desaparición de productos.



Podemos ayudarte