Las grandes empresas contratan barridos electrónicos para las salas de juntas antes de las reuniones más estratégicas

El espionaje económico va en aumento. Y las precauciones de las grandes compañías para evitar la fuga de información ante sus decisiones más estratégicas les lleva a tener todo perfectamente controlado. La desconfianza entre los altos directivos es máxima: nadie se fía de nadie. Pero toman medidas para evitarlo.



Podemos ayudarte